complianceroes

La fase de revisión dentro de un programa de cumplimiento

La organización y seguimiento de un Programa de Cumplimiento atañe, a los responsables dentro de la empresa, implementar la cultura de la integridad, ética y honestidad que responda a los riesgos y necesidades reales de la compañía.

Esta tarea debe encomendarse a quien se designe como “Compliance Officer” (también conocido como Oficial o responsable del Cumplimiento), o en su caso al Comité de Cumplimiento, mismo que será un órgano colegiado, donde el responsable será quien presida dicho Comité, y quien para ostentar ese nombramiento, deberá formar parte de la estructura corporativa más alta de la persona jurídica. Los nombramientos mencionados, el Oficial de Cumplimiento y Comité puede ser interno o externo a la entidad jurídica, pero, en todo caso, dicho Comité debe tener competencias y facultades independientes, que le permitan tomar medidas y ejecutar soluciones de manera a autónoma.

Es importante subrayar que las atribuciones que se confieren a este órgano de cumplimiento hacen que el mismo se configure como un Comité de carácter autónomo, pero no independiente dentro de la organización, entendiendo que de esta manera podrá actuar y decidir libremente.

Indudablemente, el oficial u órgano de cumplimiento debe de contar los recursos y medios económicos, materiales y humanos que en cada caso sea necesarios para el correcto funcionamiento y desempeño de sus funciones, afín de cumplir el objetivo del programa de cumplimiento establecido en la persona jurídica.

Aunado a lo anterior, el Compliance Sanitario diseñado por ROES, crea la figura del responsable Sanitario en la organización, (en función del tamaño y actividad de la empresa podrá ser el delegado de salud o seguridad laboral), quien deberá recibir formación específica y disponer de la máxima independencia, para dar continuidad y cumplimiento a los protocolos y políticas desarrolladas por la organización, al igual que sus pares de Oficial de Cumplimiento en Compliance Penal o del Delegado de Protección de Datos.

De igual forma, nuestra solución, propone y crea un canal de denuncias, totalmente autónomo e independiente de la persona jurídica; esto es fundamental en toda solución de Compliance, para que cualquier persona relacionada con la empresa pueda alertar sobre conductas contrarias que puedan poner en peligro la salud e integridad de empleados, clientes, proveedores y la propia supervivencia de la empresa que puede verse inmersa en graves responsabilidades en el orden civil o penal.

El canal de denuncia instaurado debe contemplar lo siguiente:

  • Garantizar la confidencialidad de la identidad de las personas que hagan uso de dicho canal de denuncia.
  • Permitir la realización de comunicaciones de manera confidencial.
  • Prohibir cualquier tipo de represalia, para proteger a aquellos miembros de la organización o terceros que realicen comunicaciones de buena fe y, sobre la base de indicios razonables, a través del mencionado canal de denuncia.
  • Se debe asesorar a las personas que planteen dudas o inquietudes relacionadas a través del canal de denuncia.

Se tiene que comunicar al interior de la organización, para que conozcan el canal de denuncia y la manera en la que opera el mismo, dando con esto certidumbre y valor a las medidas implementadas por el órgano directivo de la empresa.

Si tienes alguna duda, consúltanos, tenemos una solución ala medida de tu organización.

Jesús Ramírez

Compliance Roes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *